Follow by Email

viernes, 25 de mayo de 2018

FERIA DE VIC-FEZENSAC, 2018 (y 4): RASO DE PORTILLO

TOROS CON IDEAS

¡Por fin, toros con ideas! Buenas, regulares y malas pero manteniendo el interés del aficionado de principio a fin. Nada que ver con lo que lamentábamos aquí.

Los de Raso mostraron un juego variado entre los que se pudieron torear sin problemas (y que no se torearon por las prevenciones de los diestros) hasta el manso cuarto que huía al sentir el hierro. En medio, uno de los toros más fieros que hemos visto últimamente, este 'Vedillo', el número 53. Precisamente era del otro hierro de la familia, el de El Quiñón, que compraron al señor González Burgos y que está formado por la mezcla de lo que tenían con Domecq de Sagrario Ortega, Sancho Dávila y María Rodríguez García.



Un toro para disfrutar, con poder y con trapío, al que había que demostrar quién mandaba, no perdonaba un fallo. No se tragaba milongas, un toro de los que se ven muy de tarde en tarde y a cuya lidia uno asiste sin pestañear. Todos fueron duros a la hora de morir pero éste y el manso vendieron cara su vida y murieron con el honor de que los toreros no pudieron con ellos. 



Ya ven que era castaño albardado, rabilargo, listón, bocidorado y lavado de cara. Con animales como éste labró su fama en Vic Ruiz Miguel. Los aficionados más jóvenes no lo entienden muy bien porque les han metido en la cabeza que toros así no tienen faena. Claro, no tienen la faenita del hotel, tienen otra mucho más emocionante. Pero ¿quién puede plantar cara a un toro así actualmente? Sánchez-Vara, López-Chaves, Rafaelillo... a ver si ustedes nos ayudan a poner alguno más en la lista.

Antes de seguir, ¿de dónde demonios procede esto de Raso de Portillo? Vamos con la respuesta que daba el padre de los actuales ganaderos, don Íñigo Gamazo Manglano, que falleció en 2004:




O sea que a la mezcla inicial añadirían gameros y animales de Dionisio Rodríguez. Este ganadero salmantino empezó con lo que compró a Lorenzo Rodríguez procedente directamente de Gamero-Cívico (de José, el hijo de Luis). 

Parece que no le convencía y en la década de los años cincuenta compra unas cuarenta vacas, con algunos erales y un semental a Dolores de Juana Cervantes. Eso era Santa Coloma por Buendía en un semental y dos tercios de las vacas y por Felipe Bartolomé en el tercio restante. Con lo nuevo se llevó el premio en la corrida concurso de 1973 en Salamanca con 'Civilero', negro de 450 kilos, ahí lo tienen:



Dicen que Dionisio había eliminado lo anterior pero ¿lo eliminó todo? No olviden que estamos en una tierra de ganaderos pícaros y muy listos (Lisardo, Atanasio, el tío Justo, Paco Galache...nadie les pasaba la mano por la cara). 



Íñigo Gamazo junior dice que compraron sementales a Dionisio a principios de los cincuenta. Entonces, ¿les vendería Santa Coloma de lo que acababa de comprar o los gameros que ya no le gustaban? Al fin y al cabo, el señor Gamazo decía antes que refrescó con Parladé por Gamero ¿Le compraron más adelante, entonces sí, puro Santa Coloma? Dejamos las preguntas sin respuesta. Ahí tienen al padre y al hijo del mismo nombre:



Con este 'Bailador', aún de Gamero-Cívico, había triunfado antes el señor Rodríguez en agosto de 1950 en Madrid. Debajo ponemos a 'Tallista', lidiado en Vic en quinto lugar:




Dejamos aquí la cuestión porque aún tenemos que comentar la interesantísima corrida y va a quedar la entrada demasiado larga. Sea como fuere, los hermanos Mauricio e Íñigo sostienen que las tres características básicas que piden a sus toros son casta, bravura y movilidad. En Vic tuvimos casta y movilidad. Bravura excelsa, quizás no pero, excepto el manso cuarto, los demás acudieron prontos al caballo y metieron los riñones más que en las tres corridas anteriores juntas.

Estos fueron los toros. El primero era lucero. Fue el mejor picado de la feria (salvo lo que sucediera en la corrida de Pedraza a la que no nos pudimos quedar). Estaba anunciado Esquivel pero creemos que fue Melgar. Chacón se equivocó con él como comentaremos después:



El segundo quizás fue el más noble de la corrida pero Nazaré lo destoreó a conciencia:



El tercero fue el fiero 'Vedillo'. En el primer puyazo marró Prados y levantó el palo porque en Francia te abroncan si rectificas (en España, ni de broma). En los otros dos le dio a duro por peseta. Se arrancó de largo sin tardear y se fue viniendo arriba de forma espectacular:



A partir del cuarto había cundido el pánico en el ruedo tras la actuación del castaño. Este 'Parisino' se tapaba por la cara con esas impresionantes velas. Se le aplaudió de salida por ello, como en Las Ventas, pero estaba claramente escurrido y era zancudo:



Aquí lo apreciarán mejor, se le notaban las costillas. Téngase en cuenta que era casi cuatro meses más joven que sus hermanos. Fue manso y muy duro para morir:



El quinto fue el de más trapío a pesar de no tener tanta cara, ni falta que hace. En los corrales era el que pegaba a los demás, todos se apartaban a su paso. Toro pronto y tan vivo como su mirada. Fue horriblemente picado por Espartaco:



Al sexto lo tenían acobardado en los corrales todos los demás, no hacía más que huir de ellos. Debió de hacer varios kilómetros día y noche dando vueltas para zafarse de los otros, que se aprovechaban de él:



Resultó probón en la muleta pero fue el más bravo en el caballo, donde recibió un severo castigo por parte de Prieto:



CHACÓN. Estuvo muy bien como director de lidia al preocuparse constantemente de que los toros se pusieran bien en el caballo. Siempre ofreció su capote para recortar a los toros que se iban al peto al relance. Véanlo en esta bonita media:



Ya hemos dicho que Melgar picó muy bien a su primero. Resultó que el toro iba un tanto distraído y Chacón colaboró en la distracción al abrirle la puerta en cada pase. Grave error porque lo que se terciaba era no quitarle la muleta de la cara para encelarlo y que repitiese:



El público se puso de su parte cuando tuvo un susto al natural pero la verdad es que no dio ni un pase bueno. Chacón es otro que tapa la cara del toro con alevosía al matar (en esta corrida, los tres son maestros en esta disciplina tramposa). Pinchazo, media en metisaca, media desprendida y al final lo cazó con esta puñalada caída:



Su segundo fue el manso de la corrida. La primera vez que acudió al peto echó la cara al cuello del caballo:



Acudió cuatro veces más huyendo al sentir el hierro y a la sexta Santi Pérez le pegó la carioca que merecía aunque de inicio le costó cogerlo porque se le fue al pecho:



El toro estaba resabiado e iba con la cara alta. Se seguía el trasteo con emoción porque todo el mundo percibía los problemas. No obstante, al lado de los que toreó Chacón en Sangüesa el día de la moruchada de Vaz, éste era una hermanita de la caridad (recuerden aquí).



Debería haberlo castigado por abajo y sacarlo al platillo con trincherazos y un macheteo duro y despiadado. Pero se limitó a dar tres pases doblándose por abajo sin sacarlo ni al tercio y se echó la muleta a la derecha para la faena del hotel. El toro se sintió poderoso en tablas y le ganó la partida totalmente. Tapando la cara siempre cobró tres pinchazos hondos y esta media desprendida:



El puntillero levantó el toro al empeñarse en ir por delante ¡Qué manía tan absurda! Chacón tuvo el buen detalle de volver a entrar a matar pegándole este bajonazo sin cruzar más tres descabellos:



El toro vendió cara su muerte, ahí lo tienen duro como una piedra resistiéndose a doblar:



NAZARÉ. Su primero acudió pronto al caballo, como todos (nada que ver con esos victorinos que tardean desesperantemente):



Galván picó bien. Observen cómo lo abre en lugar de taparle la salida ¡Qué raro es ver eso!



En banderillas se vio que por el pitón izquierdo sabía latín. Nazaré ya salió desconfiado, toreando despegado, enviando fuera el toro...



Y presentando la muleta retrasada tras ubicarse fuera de cacho ¿Quién da más?



Casi media atravesada y luego hizo honor a su título de catedrático del bajonazo:



Cuando salió el quinto, en el ruedo se mascaba la psicosis del poderoso tercero y del manso cuarto. Véanlo en el campo:



En el primer tercio, Espartaco estuvo fatal, ya lo hemos dicho. El toro se dejó pegar en las tres entradas unas veces en el lomo y otras en la paletilla. El segundo tercio fue un herradero. Ya deducen que Nazaré quería salir del paso lo antes posible. El tal 'Tallista' no se comía a nadie y repetía si ponías interés en torear. Pero Nazaré tenía demasiadas precauciones (y somos generosos con la frase). Los espectadores nos indignamos al ver que el bicho se iba sin torear. Estocada desprendida y el maestro nos confirmó que en Vic no pintaba absolutamente nada:



LAMELAS. Es un torero honrado a carta cabal que siempre ha vivido de su valor porque la técnica y el arte no son lo suyo. El problema es que los toros le han pegado tanto y tan duro que hasta el valor le falla.

Su primero fue el castaño fiero de El Quiñón, no de Raso. Le dieron cincuenta capotazos antes del primer puyazo. Acudió al peto siempre sin dudar porque se le veía pendiente del caballo desde que lo vio por el rabillo del ojo:



Lo que el pobre no sabía es que Prados le pegaría muy duro y muy trasero:



En banderillas empezó a apretar y arrolló al Niño de Santa Rita sin que nadie estuviera al quite. Le perdonó la vida porque allí mismo lo hubiera matado si hace por él. Creemos que la cosa se saldó con un brazo roto cuando, como ven, el toro se lo pisó. Ya puede dar gracias:



El toro estaba engallado igual que don Quijote cuando pidió que le abrieran la jaula de los leones. En este caso, 'Vedillo' estaba desafiando a Lamelas. Uno esperaba ver al Lamelas de 'Cantinillo' parafraseando a nuestro caballero cuando decía lo de '¿leoncitos a mí? Por Dios que han de ver esos señores que acá los envían si soy yo hombre que se espanta de leones'.

Pero no. Aquí ven las prevenciones del diestro a quien le faltó el valor que siempre ha atesorado:



Observen su toreo en línea sin dominar al toro, que lógicamente cada vez se crecía más:



Hubiera sido una faena para el recuerdo porque era el tipo de toro que, si lo obligas y nota quién manda, termina acobardándose y tragando. Pero ganó la pelea no a los puntos sino por k.o. técnico. Como era previsible, el bueno de Lamelas tuvo problemas para cuadrar porque el toro estaba sin torear. Mientras se perfilaba, le pegó un par de arreones muy serios para dejárselo claro a él y a todos los presentes. Media atravesada y bajonazo tapando la cara y girando el torero la suya  de forma muy poco airosa:



Nuestras manos echaban humo aplaudiendo al toro en el arrastre. Y no fuimos los únicos.

El sexto era el acobardado de los corrales y que luegó peleó bien en varas. Ahí lo tienen metiendo los riñones y cobrando a base de bien:



No se preocupen que ni éste ni ninguno dobló nunca las manos. Como dice Íñigo Gamazo:

'Esto ni se para, ni colabora ni se cae'

Lamelas volvió a la desconfianza y a las dudas ante un toro que se quedaba un poco corto y era probón pero no era un asesino. 



Arrancó algún pase suelto por la izquierda pero todo perfectamente olvidable. 



Pinchazo arriba  y media perdiendo la muleta, ambas al encuentro, más dos descabellos. Ya sabíamos que tapaba la cara del toro pero queríamos confirmar si volvía a girar la suya al matar. Lamentablemente, así fue:



Una pena porque el Lamelas de hace años sale el domingo a hombros con dos toros como los que le tocaron en suerte teniendo, como tenía, toda la plaza a su favor porque aquí nadie olvida lo de 'Cantinillo'. 

Pero volvamos con Gamazo cuando dice que sus toros:

'te piden que estés a la altura, no hay que dudar, y si el torero le enseña el carnet y le puede, es un toro agradecido'

Lamelas tiene el carnet caducado y perdió el envite. Pero ya ven que no fue el único. Los tres toreros estuvieron por debajo de los toros y perdieron la batalla con claridad meridiana. 

A nosotros nos compensó esta corrida todo el aburrimiento sufrido en las anteriores, especialmente con ese castaño fiero y poderoso, que hizo bueno el deseo del ganadero:

'Que nuestro toro tenga casta... aunque sea para mal, pero que dé emoción'

Ah, por cierto, ese toro tenía bastante sangre Domecq por sus venas dentro de esa mezcla rara de El Quiñón . Para que vean...

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


miércoles, 23 de mayo de 2018

FERIA DE VIC-FEZENSAC, 2018 (3): CORRIDA CONCURSO DE SANTA COLOMA

LOS FRANCESES MITIFICAN LO DE SANTA COLOMA

Y también muchos españoles. Señores, hablemos claro: si esta corrida concurso llega a ser de Domecq en lugar de Santa Coloma, sale todo el mundo echando pestes. Como fue del conde, a callar y a agachar la cabeza. Pero es que el conde sería el primero que renegaría de esta leche santacolomeña (recuerden aquí otro fiasco similar en Logroño).



El acochinado toro de La Quinta medio salvó el honor del encaste. El resto fue para salir huyendo. Por cierto, excepto ese cinqueño de La Quinta, los demás venían de cumplir la edad muy recientemente.



Lo mejor de la mañana fue ver los toros largos en el caballo sin que ninguno cantase la gallina clamorosamente. Eso lo tenemos asegurado en Vic, la corrida podrá ser decepcionante pero al menos hay interés en lucir los toros en el caballo. En España, inconcebible.

Respecto a los toreros, lo destacable fue la labor de López Chaves como director de lidia, la brega de Talaván al de La Quinta y los dos pares que puso Juan Contreras a ese mismo toro. Ahí lo tienen:



Escribano, ¡aprende a cuadrar en la cara!



El presidente Lafanne no se enteró mucho de la película. El asesor tuvo que indicarle al inicio que cogiera el micrófono para presentar cada toro, se ve que no lo sabía.

1. 'OLIVITO', de La Quinta. Se pidió la vuelta que el presidente no concedió seguramente porque salió en primer lugar. A nosotros no nos hubiera molestado porque este toro nos pareció superior al 'Jardinero' de Los Maños del año pasado, que tampoco la merecía. Todos los aficionados a quienes decíamos a la salida que el toro estaba acochinado nos miraban como si hubiéramos abusado del Ricard. Pues lo estaba y además tenía muy poco cuello, ustedes mismos:



El trapío se ve seriamente afectado cuando un toro está pasado de romana y éste lo estaba aunque al decirlo nos mirasen todos como a un marciano. Vuelvan a verlo ¿sí o no?



Fue tres veces sin tardear aunque en la primera soltó una coz y en la última cabeceó. 



Luego vino la brega de Talaván y los excelentes pares del hermano de Pérez Mota. El animal se quedaba un poco corto por el derecho pero en la muleta era para torear a gusto y bien. Nada de eso hizo López Chaves a pesar de las ovaciones que oía. Todo fue destoreo mal colocado, vean:



Y lo peor de todo: se echaba el toro afuera de manera escandalosa en cada pase ¡No hubo ni uno bueno y se le aplaudió a rabiar! Nos frotábamos los ojos... El toro estaba entregado y no merecía enviarlo a Narbona en cada pase, fue una pena. La única duda es que a lo mejor lo hizo para no quebrantarlo y que le durase más pero eso no nos vale porque preferimos tres tandas con hondura que quince destoreando. 

Menos mal que mató mal porque si no, corta la oreja del festivo público 'vicois'. Media arriba que escupe y otra media arriba con cinco descabellos:



En un gesto muy digno, el salmantino se negó a dar la vuelta al ruedo para castigarse por haber dejado escapar una oreja que, aunque muy barata, tenía en el bolsillo.

2. 'VERDÓN' de Pallarés-Buendía. Para nosotros, el más en Santa Coloma aunque algunos dijeron que era una sardina acostumbrados como están a elefantes como los de Rehuelga:



Nada más salir se pegó un formidable  topetazo contra el canto del burladero, como si no viera bien:



Para acabarlo de arreglar, Romero lo asesinó en varas clavando todo lo trasero que le permitió su desvergüenza:



Fue pronto en la muleta aunque deducimos que el golpe en el burladero y el pésimo tercio de varas los terminó acusando. Moral llevó la muleta a media altura pero torear así es sólo para los elegidos. La cosa quedó muy desangelada.



Pinchazo arriba y rinconera sin  tapar la cara del toro, ésa es la noticia cuando debería ser la norma:



3. 'PESCALOUNA', de Yonnet. Sustituía al de Vinhas y no entraba en la concurso por no ser de Santa Coloma ¿Realmente no había en España alguna ganadería santacolomeña que hubiera aportado un toro de muy buen grado a una  corrida prestigiosa como ésta? 



Teníamos esperanza en el de Yonnet porque queremos creer que aún debe de quedar rastro de la labor del abuelo Hubert (por poco tiempo, ya que Bautista esta metido de hoz y coz en la ganadería). Pues nuestro gozo en un pozo. Resultó un simulacro la suerte de varas a pesar de arrancarse de largo (ésa es la diferencia respecto a España, que no es poca).

Toro sin codicia y que pegaba un pequeño gañafón al final del pase. Faena que se hizo muy pesada por la insistencia excesiva de Campos, quien terminó aburriéndonos a todos. 

A la hora de matar no tiene la menor vergüenza en tapar alevosamente la cara del toro. Pero es que no hace como El Juli, Manzanares o Curro Díaz. Ellos apuntan al morro con el estaquillador y giran la muleta sibilinamente en el último momento. No: Campos arranca ya con la muleta girada, como si entrase a matar con un delantal. Cobró así un pinchazo caído, una rinconera y luego cinco descabellos.



4. 'PLOMERO', de San Martín. Era un cárdeno astracanado, cebado a última hora y con los cuatro años acabados de cumplir hacía pocas semanas:



Primer tercio para olvidar y luego descastado en la muleta, sin raza. Embestía por obligación, pasamos un rato insoportable viendo cómo López Chaves se puso muy pesado queriendo sacar gotas de agua de un pozo seco.

En la estocada cometió un error indigno de su experiencia. Primero pegó un metisaca bajo, un pinchazo arriba y media sin soltar tirando la muleta para aliviarse. Pero no le censuramos eso sino que la última vez se perfiló en la suerte natural saliendo él hacia chiqueros. Error grave que le costó el susto que preveíamos, por eso estuvimos atentos para confirmarlo en esta instantánea. No se ve la puerta de toriles pero está detrás del toro a la izquierda de la foto. Parece que vaya a paso de banderillas pero lo que sucedió fue que el toro se giró rápidamente a favor de querencia:



5. 'CLARINERO', de Ana Romero. En nuestra modesta opinión, es una ganadería sobrevalorada. El ganadero comentaba a varios aficionados que él sí era partidario de la vuelta al ruedo al novillo de El Retamar. Recuerden lo comentado aquí en la primera entrada de la feria y deducirán que así no nos entenderemos con él de ninguna manera.



Primer tercio de una vulgaridad alarmante con el inevitable puyazo en el lomo por parte de Carbonell. El toro quedó como derrengado de los cuartos traseros y Moral tuvo que hacer su segunda faena no de torero sino de enfermero. Ahí lo tienen con esa costumbre tan fea que tiene de sacar el vientre hacia afuera, como Ureña:



Eso es grotesco y el toreo tiene que ser naturalidad. Recuerden lo que le criticábamos aquí . Nos aburrió con pinturerías al uso mientras desde la barrera uno de sus subalternos le gritaba '¡empújalo!'. Si hay que empujar a un toro, apaga y vámonos. El tendido seguía en silencio la pesadísima faena mientras los tres de la cuadrilla no paraban de hacer el ridículo gritando '¡bieeeen!', eran los únicos. 

La tabarra finalizó con tres descabellos tras esta tendida pasada en la cual, como ven, perdió la muleta, no la tiró (y fíjense en el detalle de que el estaquillador apunta hacia abajo, con lo que se demuestra que no tapó la cara del toro al entrar):



6. 'AVIADOR', de Los Maños. Otro que había celebrado su cuarto cumpleaños hacía menos de un mes. Resultó ser el de estampa más bonita: 



Por la pinta, quizá tenga restos de lo de Mayoral que, poco a poco, va desapareciendo en esta vacada:



Gabino Réhabi estuvo fatal. Y le llamamos Gabino porque pareció un picador español de los malos, que son la mayoría. Le dio más cera que en un velatorio, además echando el cuerpo encima de la vara de manera ostentosa, para que no hubiera duda. Rectificó el primer puyazo y le cayó trasero el segundo, un completo desastre que provocó la bronca con que se lo despidió. Es la primera vez que le vemos salir abroncado de un ruedo. Lo único bueno que hizo fue dar el pecho del mejor caballo de Bonijol:



El toro echó la cara arriba en banderillas y luego resultó tardo y probón pero sin malicia. Poco que hacer y mala suerte para Campos, que no nos demostró nada. 



Bueno, sí, sus trampas a la hora de la estocada, que en este toro volvió a repetir sin sonrojarse las cuatro veces que entró dejando pinchazo, media que escupe, otro pinchazo bajo y media caída.



Parafraseando a Alonso Quijano el Bueno, ponemos el epitafio a la tumba donde reposa la sangre de Santa Coloma:

'Señores, vámonos poco a poco pues en los nidos de antaño ya no hay pájaros hogaño...'

Sólo nos quedaba confiar en lo de Dionisio Rodríguez que circula por las venas de los toros de Raso de Portillo.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.